Reiki

Reiki es energía universal que actúa en los cuatro niveles: emocional, mental, físico y espiritual. Es de gran ayuda actuando desde el origen de cualquier síntoma o enfermedad.  


El reiki es una técnica japonesa que ha ayudado a miles de personas a curarse de diversos males, utilizando la energía de los cuerpos. No es un sustituto de la medicina, pero interviene favorablemente en los procesos de curación haciendo que la sanación de enfermedades corporales y espirituales sea más rápida. No sigue religiones ni filosofías. Simplemente corrige los niveles energéticos y esto promueve cambios en la salud.

Puede ofrecer beneficios en cualquier tipo de dolor crónico, ayuda a que las lesiones se recuperen con mayor rapidez, aumenta el sistema inmunológico. Ayuda a disminuir la inflamación en esguinces, desgarros musculares... Efectivo en enfermedades virales o infecciones de cualquier tipo.

Es una técnica energética que ayuda a reequilibrar los chacras energéticos de nuestro cuerpo. Se realiza mediante imposición de manos, por lo que no es necesario tocar a la persona físicamente. 

Es una energía que se puede enviar a distancia teniendo los datos y el consentimiento de la persona a la que se le envía, haciendo el mismo efecto que si lo recibiera de manera presencial.

La persona entra en estado de relajación profunda, logra mayor serenidad y tranquilidad, por lo que es muy indicado para personas con ansiedad, estrés, nerviosismo, falta de atención... Desde ese estado, nos ayuda reconectar con nuestra esencia y a reequilibrarnos. 

Cualquier persona puede iniciarse en Reiki, para aplicarse a sí mismo o para aplicarlo también a otras personas.

El Reiki se utiliza en hospitales norteamericanos; haz click en el siguiente botón: