¿Hablar o callar? ¿Qué eliges? 

09.07.2018

¿Cuántas veces has sentido tu garganta comprimida? ¿Cuántas veces te has sentido triste pero no has podido exteriorizar tu llanto, tus lágrimas? ¿Cuántas veces te has callado y tragado algo que querías decir, pero no lo hiciste? ¿Cuántas veces has padecido anginas, afonía, pérdida de la voz, nódulos en la garganta, herpes labiales...?

Cada vez que en una situación decides no hablar, estás eligiendo callar. Estás eligiendo "tragar". Quizás para evitar una confrontación con otra persona, quizás por miedo a ser rechad@, quizás porque así lo aprendiste en tu infancia: no replicar y callar, aunque te genere infelicidad. En la mayoría de los casos, lo hacemos de manera inconsciente generando un patrón de comportamiento, y actuamos así sin darnos cuenta.


¿Alguna vez te has preguntado...?:

  • ¿Qué puede ocurrir si me enfrento a esta situación?
  • ¿Qué puede pasar si lo expreso?
  • ¿Qué tengo que perder si lo hablo?
  • O sobre todo; ¿qué puedo ganar expresándolo?

Qué ocurre cada vez que "me callo" 

En cada situación que llega a tu vida y en la que decides no decir "esto" o "aquello", estás ahogando una parte de ti que quiere/necesita expresarse. Eso provoca que poco a poco te distancies de tu propia identidad, separándote de ti de tu SER, de tu esencia.

Cada vez que "callas" estás eligiendo sentir miedo para no enfrentarte, o vergüenza a mostrarte tal y como eres, porque ¿qué van a pensar de ti? A la larga se entra en un estado de tristeza y frustración, llegando a sentirte perdid@, en desconexión, alimentando niveles de estrés y ansiedad. Inconscientemente, estás eligiendo esconderte de ti ante otros, perdiendo tu identidad.

¿Cuántas veces te has repetido... para qué voy a decir nada, si no me va a entender? ¿Cómo voy a decirle "esto" si sé que se lo va a tomar a la tremenda?


"Las palabras acercan. Los silencios destruyen" (André Maurois)


Qué podría ocurrir si me expreso

Cada vez que me permito hablar para expresar lo que sé que no me hace bien callarme, me estoy respetando, me ayudo a sentirme libre para expresar y compartir, me ayudo a crecer ya que estaré enfrentándome a ese miedo o vergüenza que antes podía paralizarme. Al mismo tiempo, con cada situación que llega y que enfrento expresando, aumento mi autoestima porque estoy actuando desde el guerrer@ que llevo dentro, me siento capaz de poder hacerlo, por lo que mi nivel de tristeza y frustración empiezan a bajar y a elevarse los de la felicidad. Estoy siendo valiente enfrentándome a la situación, estoy eligiendo SER para dejar de "someterme".

Sin darme cuenta al principio, estaré brindando la oportunidad de entendimiento con la otra persona, y estaré ofreciendo crecimiento mutuo. Cuando me expreso al otro, me estoy liberando de mis propios límites.


Cómo me expreso

Cuida tus palabras, tu tono y las maneras. Porque si te expresas con la espada y el escudo, desde la rabia, la ira, el enfado... conseguirás que te respondan desde la rabia, la ira y el enfado. 

Suelta la espada y el escudo, respira hondo, abre tu corazón, cree en ti y en hacer las cosas de la mejor manera. Mira a los ojos, frente a ti hay una persona con tanto miedo o vergüenza como tu, aunque te cueste creerlo. Expresa suavizando el tono, pide ser escuchado lo más amablemente que puedas, y a cambio, escucha cuando llegue tu turno. Se abrirán nuevas maneras que llenarán tu alma desde lo más profundo. Porque todo lo que nos ocurre fuera... nos está ocurriendo dentro: de nosotros, hacia nosotros mismos.


Como te tratas a ti mism@, es el trato que recibes de los demás, como si de un espejo se tratara. Empieza a expresarte a ti primero, verás los cambios que observas en la vida que te rodea. Aparecerán situaciones nuevas y desaparecerán otras "viejas".

Si tienes problemas para gestionar tus emociones, pide ayuda, abre tu corazón y libérate.


María FHernández