¿Realidad o interpretación según mi percepción?

29.07.2018

¿Sólo existe una verdad? ¿En qué nos basamos para estar seguros de que lo que nosotros decimos o pensamos es lo verdadero? ¿Qué es la realidad? ¿Cuánto nos afecta nuestro entorno socio-cultural? ¿Has pensado alguna vez; "por qué no me entiende? ¡Pero si no hay más que ver, está muy claro todo, y aún así, se niega a verlo!"


¿Qué es la realidad?


Según la RAE: 1. Existencia real y efectiva de algo. 2. Verdad, lo que ocurre verdaderamente. 3. Lo que es efectivo o tiene valor práctico, en contraposición con lo fantástico eilusorio.


Y yo pregunto: ¿A criterio de quién algo tiene un valor práctico? ¿La ciencia lo sabe todo para determinar qué es real y qué no lo es? Yo digo que no. Platón en su diálogo Teeteto ya nos acercaba bastante a la Física Cuántica o la Mecánica Cuántica, si no sabes qué es, te animo que busques vídeos o artículos... puede que sea el principio de una nueva realidad para ti.



"Aceptamos la realidad del mundo que nos presentan." 

ED HARRIS


Todos tenemos una perspectiva al mirar una situación, quédate con esta frase que me gusta mucho: "una moneda de un euro tiene dos caras distintas, pero ambas tienen el mismo valor". Así, en una historia en la que intervienen dos personas, habrá dos versiones, y ambas tienen su "verdad". Imagínate cuando hay más personas en la situación...

¿Y esto cómo puede ser?


Un ejemplo:

Si vas por la vida caminando con unas gafas que tienen los cristales de color rojo, lo verás todo de color de rojo. Cuando interactúas con personas que llevan las gafas con los cristales del mismo color que el tuyo, todo es fácil, se tiene más o menos la misma "manera de ver" las cosas. 


¿Pero qué ocurre cuando te encuentras con una persona que tiene los cristales de sus gafas de color azul? Ahí pueden empezar los problemas, créeme. Tú te empeñas en "hacerle ver" a una persona cercana a ti algo según la manera en la que tú lo ves: de color rojo. Pero la otra persona te dice, "ni hablar, eso no es así, porque es... de esta otra manera", y te da su versión según su manera de ver: te explicará que lo ve en color azul, pero jamás será rojo.


Me gusta mucho esta metáfora que ya utilizaba Josep Soler para hacer entender esta parte tan "visual": 

"Cada uno camina con sus lentes , y va nombrando los escenarios que vive." Josep Soler


Sin más, interpretamos lo que vemos, lo que percibimos, según el estado emocional en el que nos encontramos y según nuestro patrón de creencias limitantes. 


Si voy por la vida quejándome a todo momento, todo lo que llega a mi vida lo puedo etiquetar como "solo me pasan cosas malas", "nunca puedo estar tranquilo"... O si voy por la vida enfadado mis etiquetas pueden ser, "todo el mundo está en mi contra", "esto me lo ha hecho a propósito para fastidiarme"... y desde ahí cada uno se monta "su película". Sí, repito: UNA PELÍCULA. En una misma situación una persona la puede etiquetar como un fracaso personal, y otra distinta como una oportunidad de crecimiento; la diferencia, cómo interpreta la situación y qué palabras utiliza para ponerle una etiqueta.


Nos metemos en un diálogo interno de lo que me vas a decir, de lo que te puedo contestar..., y vas retro-alimentando tu estado emocional que solo te llevará a empeorar las cosas... La película mental, es creación tuya.


Puede que resulte difícil entender esto, lo veo muchísimo con mis clientes y en mi entorno social, lo negamos continuamente porque hacerse responsable de uno mismo duele, y huimos del dolor; ¿quién quiere sentir dolor? Pues siento decirte que el dolor es inevitable, existe para SENTIR y desde ahí aprender. También se puede aprender desde la alegría por supuesto.


Se puede cambiar la manera de ver, puedes cambiar el color de los cristales de tus gafas, con trabajo personal, tomando conciencia, aceptando todo lo que no te gusta como parte del proceso... siendo valiente y saliendo de tu zona de confort. Si quieres, puedes.


Observa tu lenguaje cuando te expresas y empieza a cambiar las palabras que utilizas si están cargadas negativamente. Cuantas más palabras positivas utilices, mejores interpretaciones harás de lo que percibes a tu alrededor, y el mundo, puede convertirse en un lugar perfecto para aprender, pero emocionalmente más sanos. Personalmente puedo decir que he puesto en práctica la auto-observación de mis palabras, de mi conducta, de lo que me duele, me molesta, no soporto... y doy gracias a cada escenario que creo en mi vida y las interpretaciones que hago, ya que estoy apoyandome en "mis sombras" como aliadas para ver más allá, y eso, me hace feliz.


Para terminar te dejo una frase que dice Odile Fernández (médico de familia y superviviente de cáncer):


Del cero al cáncer, ¿qué importancia tiene "la interpretación de tu problema"?


María FHernández